Nunc Id Vides, Nunc Ne Vides

"La mentira puede dar la vuelta al mundo, antes de que la verdad se ponga las botas"

La Friendzone

Posted by jumax9 en 14 agosto, 2013

Como parece que los posts escritos a altas horas de la madrugada, con poca reflexión pero con muy mala idea tienen éxito (al menos lo más cercano al éxito que puedo aspirar, escribiendo en un blog que pensaba que solo leía yo) voy a seguir por el mismo camino. ¿El sermón de hoy? La friendzone, ese gran desconocido.
 
[Si esto te parece muy largo de leer, abajo del todo hay una imagen-resumen la mar de resultona, de verdad de la buena]
 
Os contaré la historia de un hombre, como tú y como yo, que, intentando conseguir el amor de una hermosa dama acaba en lo más profundo de ese pozo conocido como “la friendzone”. ¡Ay! ¡Qué dolor!
 
Un hombre sacrificado busca el amor de una chica, un clásico escenario “chico conoce chica”. Durante la historia de la humanidad hemos tenidos muchos ejemplos de dichos escenarios y muchas maneras de que el hombre conquistase el amor de su amada: luchar contra dragones, contra otros valerosos caballeros, seis camellos, rescatarla de lo más alto de la más alta torre… y, en los últimos tiempos, ganar su amistad.
 
Bueno, sin duda es una manera más civilizada. Nada de matar a nadie, nada de luchar contra peligros, nada de perder la propiedad de seis hermosos camellos. Todo ventajas. Primero te haces amigo de la chica, escuchas sus penas y desventuras (es importante que seas un hombro en el que llorar, si no depende de ti ni te necesita, ¿de qué vale ser su amigo, mejor te vas a tomar unas cañas?). Luego esperas unos meses y… ¡voilá! ¡La chica se convierte en tu novia! Es fantástico porque tú no tienes que hacer nada, un día llegará la chica a tu casa y te dirá “Has conseguido 5000 friendpoints, puedes llevarme a la cama o esperar a llegar a los 7000 y llevarte esta espléndida vajilla”.
 
Or so we thought!*
 
Resulta que la malvada y pérfida mujer pretende que al ganarnos su amistad ¡seamos sus amigos! ¡Habrase visto! ¿No sabe que la amistad entre un hombre y una mujer es imposible? ¿Que un hombre solo quiere a una mujer cuando implica poner el pene en caliente? ¡Pero será zorra la tía! Además se atreve a irse con ese otro (en adelante, el Chico Malo™) que ha tenido la desfachatez de decirle “Oye, me gustas mucho, ¿salimos?” ¡Resulta que tú estabas ahí, dale que te pego con el respeto y llega el otro y se la lleva! Si es que todas son iguales. Pero tú todavía tienes esperanza, por supuesto, así que sigues con la estrategia de la amistad. Todavía no tienes los 5000 puntos, pero cuando los consigas romperá con el Chico Malo™ porque es así como funcionan las cosas. No solo eso, tú, sacrificado caballero, estarás ahí para consolarla cada vez que el Chico Malo™ lleve a cabo alguno de sus malignos planes, porque tú la quieres y la respetas de verdad, como un verdadero novio. Solo que ella no lo sabe. Es de esas zorras que piensan que para eso están los amigos, ¡amigos! ¡Ja!
 
Y pasa el tiempo. Empiezas a pensar que te engañaron con el tema de los 5000 friendpoints así que sacas fuerza de voluntad y te acercas a tu bella dama con la intención de poner las cosas claras. Se lo vas a decir. ¡Te vas a declarar! Has sabido escoger el mejor momento, porque la semana siguiente la doncella se iba a casar con el Chico Malo™, sin duda obligada por sus esbirros, pero tú la salvarás de esa vida de tormento. Te armas de valor… y se lo dices.
 
Un incómodo silencio. Parece que está sopesando lo que le has dicho y está buscando la manera de decirte que siempre te ha amado y que debéis huir juntos a Canadá.
 
Te coge la mano. Ya está. Canadá.
 
¡Y la muy zorra te dice que te quiere como amigo! ¡Después de todo lo que has hecho por ella! ¡Como amigo! ¿Pero qué se ha creído? Y eso que tú te esforzabas en dejárselo claro, una y otra vez: “En mí tienes un hombro en el que llorar”. “No importa, yo te acompaño”. ¡Esas cosas no las dicen los amigos! Incluso una vez le dijiste algo como “¡No todas tienen amigos como tú!” ¡Refiriéndote, claramente, a que te ganabas su amistad con la condición de un posterior revolcón!
 
Así que sales de allí indignado. Y la dejas llorando en el restaurante en el que habíais quedado. Encima se echa a llorar. “Por haber perdido a un gran amigo”, dice. Pues no sé quién será ese amigo, si tú nunca intentaste serlo. Y sigue llorando. ¡No! ¡Si ahora la culpa resulta que va a ser tuya! ¡Todas las mujeres son iguales! ¡Ya volverá a ti llorando cuando el Chico Malo™ revele su verdadera identidad como Doctor Muerte†, ya! Si es que, mira que traicionar _TU_ confianza de esta manera. ¡Ja!
 
————————————-
Reconozco que nunca he sido capaz de entender bien el concepto de friendzone, me parece una de las cosas más absurdas que las redes sociales han podido inventar (yo al menos no lo escuché hasta que no llegué a twitter, puede que existiese antes con otro nombre, quién sabe), así que me pregunto si en lugar de llevar el asunto al absurdo no habrá todavía alguno que diga “¡Qué razón llevas! ¡Son todas iguales!” 
 
Sinceramente, no me extrañaría. Se llega a un punto en este tema en el que no es ya que la amistad de una persona valga poco, es que no vale absolutamente nada. “No quiero que esa chica sea mi amiga, quiero que se acueste conmigo y para conseguirlo voy a decirle que YO soy su amigo. Si no lo consigo lloraré por estar en la friendzone”.  ¿En serio? ¿Ese es el nivel? Incluso he llegado a escuchar a gente decir que la chica en cuestión debería haberlo puesto claro desde un principio. La chica. El chico, que es el que quería sexo y para conseguirlo decía “no quiero sexo, yo te quiero por lo que tu eres” no. Ese lo estaba dejando clarísimo. Cristalino. Es la chica la que, ante lo que pueda parecer una amistad, debería decir “oye, antes de que mantengamos la tercera conversación, debes saber que no quiero acostarme contigo, de hecho estoy casada y tengo dos preciosos churumbeles”.
 
Amosnomejodas.
 
Me indigno.
 
Es que no hay por dónde cogerlo. Quizá como un “como yo lo he hecho mal, voy a echarle la culpa al resto del universo para sentirme bien conmigo mismo”. Algo muy humano, supongo. Muchos hombres tienen amigas y muchas mujeres tienen amigos, así que imagino que los “un hombre y una mujer no pueden ser amigos” obedecen más a despecho momentáneo que a percepción de la realidad.
 
En resumen, .la friendzone es otro concepto machista que al final lo que viene a decir es “mujer, tu cuerpo no te pertenece, no tienes derecho a decidir sobre él, es propiedad del varón, para su uso y disfrute”.
 
Por cierto, esta tira de xkcd pone de manifiesto bastante bien todo el contenido de este post. Más correctamente, el post es una dramatización de la tira.
 Imagen
*Creo que solo conozco una persona que vaya a captar la referencia.
 
†Bueno, ser la Reina de Latveria tampoco parece mal asunto.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: