Nunc Id Vides, Nunc Ne Vides

"La mentira puede dar la vuelta al mundo, antes de que la verdad se ponga las botas"

Archive for 7 noviembre 2013

De nazis, socialistas, churras y merinas.

Posted by jumax9 en 7 noviembre, 2013

Reconozco que en este mundo de los interneses, de vez en cuando, me gusta navegar por lugares muy oscuros, y en alguno de esos cuandos se encuentra uno verdaderas perlas.

Lugares muy oscuros. Los verdaderos reductos de la derecha más rancia. Lugares como méneame.

Y es que una de estas recurrentes perlas no es otra que la tan manida, “apañá” y solicitada frase que, recogida de la manera más general posible, viene a ser:

“Oiga, señor, no se olvide de que los nazis eran socialistas, mire, mire usted, lo dice claramente en su nombre: nacional-socialista.”

Pronunciar esta frase en voz alta (o escribirla en cursiva) suele venir acompañado de un suspiro de victoria. Después de todo, ¿cómo no voy a llevar razón? Mi argumento es infalible.

Y lo peor de todo es que esto no se queda ni en Internet, nido de vagos y maleantes, ni en los que profesan un odio absoluto hacia el color rojo, no. Esa misma frase se puede oír en cualquier sitio y la puede pronunciar gente de cualquier color. Sin ir más lejos a los tertulianos (esa especie independiente) les mola mucho.

Imagen

Aquí podemos ver a César Vidal sintiendo el aura de poder que confiere la frase de marras.

Y no es para menos, oye, qué sensación de poder, qué nivelazo.

Y qué huevazos.

Pero lo peor es la gente que se dedica a señalar el montón de diferencias entre nazis y comunistas, que es algo así como “soy idiota y me gustaría demostrártelo”.

¿Pero a nadie le chirría?

Para que os hagáis una idea del nivel, es como si alguien se acercase a un león y le dijese, ¡oye, amigo león! ¡Tú debes de ser un reptil, porque tengo un libro aquí que dice que hay un reptil que se llama cama-león*, claramente refiriéndose a ti!

¿Qué respuesta le daríais a alguien que os soltase eso?

¿Le empezaríais a comentar las diferencias? “Pues mira, colega, para empezar uno es asín como marroncico y el otro es más bien verde y…”

No, le dices: Anda y vete a pastar. Gilipollas.

Por lo menos.

Pero bueno, para darle un toque de autoridad al post, he decidido preguntarle sobre esto a un tipejo que, sobre esto del nazismo, sabe un rato. Adolfito se llama, muy buen chaval. Su familia no es española, es más del centro de Europa, le gusta el sushi y el jacuzzi y hoy está aquí con nosotros.

Bueno, Adolfito, ¿qué tienes que decir al respecto del caso que nos atañe? ¿Qué piensas del marxismo al que te acusan de pertenecer?

El caso era naturalmente peligroso. Por cierto que los defraudadores marxistas del pueblo, debieron odiar en grado
superlativo un movimiento cuya definida finalidad era ganar aquel sector social que hasta aquel momento se hallaba al
exclusivo servicio de los partidos internacionales de judíos marxistas y traficantes de la Bolsa

Ay, Adolfito, cualquiera pensaría que los comunistas no os caían bien. ¿Entonces por qué elegisteis el rojo para vuestra bandera?

Habíamos elegido el color rojo para nuestras proclamas, después de minuciosa y honda reflexión, buscando con ello
provocar a los de izquierda, hacer que montasen en cólera y así inducirles a que concurrieran a nuestras asambleas,
aunque sólo fuese con la intención de molestarnos; mas de este modo nos daban la ocasión de hacerles escuchar
nuestra palabra.

¡No me lo puedo de creer! ¡Y yo que pensaba que ese señor estaba afiliado al PSOE!

Venga sí, me habéis pillado, Adolfito lleva un tiempo criando malvas, esto lo he sacado de una novela que escribió. “Mi Lucha”, va sobre una chica y su gato, pero no os quiero destripar el final.

El caso, que ahora va a resultar que aquello que Joseph Goebbels dijera en La Conquista de Berlín iba a ser mentira y todo. Porque, es verdad, ¿no? ¿No?

Pues resulta que la gente que es mala, muy mala, tiene reservado un lugar de tortura especial en el infierno, en el caso de Goebbels se encuentra en una habitación de apenas dos metros cuadrados, empapelada con fotos como esta:

hitler-magic-carpet

Ejemplo de pared de Joselito.

Frente a un ordenador en el que es obligado, día tras día, noche tras noche, por toda la eternidad, a leer en Internet a gente escribiendo aquello de:

“A mí tú no me engañas, que el propio Joseph Goebbels, que algo sobre el nazismo sabría, escribió: el único maestro del nazismo es el marxismo

Y el pobre, claro, sufre. Él, que con toda su buena intención escribiese:

Nuestros oradores prominentes habían surgido del movimiento mismo. Habían aprendido la oratoria en el movimiento y para el movimiento. El moderno arte de influir sobre las masas a través del cartel y del volante era dominado soberanamente por los propagandistas del partido. Ahora se trataba, empero, de trasladar este arte al terreno del periodismo.

El movimiento tenía en esto solo un maestro de enseñanza: el marxismo. El marxismo había educado a su prensa antes de la guerra en el sentido recién esbozado. La prensa marxista nunca tuvo carácter informativo, sino siempre solo tendencioso. Los editoriales marxistas son discursos escritos. Toda la presentación de la prensa roja esta dirigida conscientemente a influenciar a las masas. En esto reside uno de los grandes secretos del auge marxista.

Ahí va, lo que son las cosas en contexto, ¿eh? Resulta que el buen muchacho no se refería al nazismo, sino al periodismo. A la propaganda periodística y el control de los medios.

Si es que ahora va a resultar que eso de que el nacionalsocialismo y el socialismo son lo mismo por eso de que comparten nombre va a ser mentira y todo. ¡Jojo! ¡Quién lo iba a decir!

federico-jimenez-losantos_560x280

Mira, que te meto, ¡rojo!

Disclaimer: esto ha de entenderse de forma totalmente humorística, que yo a FJLS y a CV les tengo respeto, mucho respffffffff jajaja, ay, lo he intentando, de verdad, pfff.
*La palabra camaleón, de hecho, era algo así como “león que se arrastra por el suelo” pero era simplemente un ejemplo tonto, no me vengáis a tocar los cojones, joder.

Posted in Cruda realidad | Etiquetado: , | Leave a Comment »