Nunc Id Vides, Nunc Ne Vides

"La mentira puede dar la vuelta al mundo, antes de que la verdad se ponga las botas"

Posts Tagged ‘palestina’

Una Historia de Palestina – Parte II, Los Felices Años 20

Posted by jumax9 en 22 julio, 2014

Una Historia de Palestina:
  1. Parte I
  2. Parte II

Disclaimer: He visto a algunos LET justificar en twitter lo que está ocurriendo mientras escribo estas líneas en Gaza con el hecho de que Palestina no fuese un país como tal cuando Israel fue creado. Que no hay invasión. Es cierto. No lo era. ¿Y? ¿Cambia eso algo? ¿Le importa una mierda a los niños palestinos que lo suyo sea un país de treinta, cincuenta o doscientos años? Aunque todo fuese cierto, culpar a los niños de los crímenes de sus padres es una de las cosas más mezquinas de a las que nuestra especie se dedica. Lo que está ocurriendo sigue siendo una burrada y si alguien está pensando en justificarlo, la Seguridad Social creo que ofrece servicio de psicología.

No hay dicotomía bien-mal más pronunciada en la historia de la humanidad que la de aliados-eje en la Segunda Guerra Mundial, a pesar de ello las masacres de Dresde o Hiroshima hoy nos horrorizan. Es que, ni en el caso de que Israel fuese la madre Teresa de Calculta en ropa de baño, lo que está pasando sería justificable.

Bueno, vamos al turrón. Poneos las gafas de tener perspectiva histórica y el sombrero de olvidar el eurocentrismo.

Decíamos ayer 

En el post anterior nos quedamos en 1922, más de veinte años antes de que naciese la organización que se encargaría de dividir Palestina: la ONU. Como decíamos, el medio oriente se había dividido al gusto de los países vencedores con la promesa de una futura independencia. Algunas más tempranas (como Egipto o Iraq) y otras tuvieron que esperar hasta después de la segunda guerra mundial.

Personalmente soy de la opinión de que, para estudiar en profundidad cualquier tema histórico, es necesario leer el testimonio de los que lo vivieron. Mientras lo vivían. A cualquier escrito de gente que ha llegado después se le puede suponer cierto sesgo*. Evidentemente, hay que tener en cuenta qué estás leyendo y quién lo ha escrito, especialmente cuando entramos en zona de guerra donde la propaganda lo infecta todo (algo delicioso, desde mi punto de vista).

Gran parte de la información de ese post (si es que no toda) sale de las actas de las reuniones de la Liga de las Naciones para el territorio de Palestina – link. Estas reuniones tuvieron lugar durante los años 20 (25-26) y son una narración bastante exhaustiva (y, especialmente, fidedigna) de la oficialidad de Palestina en aquella época. Es una especie de relato y dramatización en la que los actores, optimistas respecto al desarrollo del conflicto, van poco a poco descubriendo fallas y problemas, sin que eso nuble su espíritu, hasta que finalmente todo estalla en 1930. A mí me llama mucho la atención el optimismo incondicional, que ni siquiera es cuestionado cuando se toca el tema de la lucha de nacionalismos. Eran los felices años 20, ¿qué podía salir mal?

Todo, hijo, todo

London, May 3rd, 1926.

My Lord, — On behalf of the Executive of the Zionist Organisation, which is recognised as the Jewish Agency for Palestine in Article 4 of the Palestine Mandate, I have the honour to request that the accompanying memorandum on the development of the Jewish National Home in Palestine, 1925-26,2/ may be transmitted through the proper channels to the Secretary-General of the League of Nations for the information of the Permanent Mandates Commission.
[…]
Very great progress has been made in the administration of Palestine and the wealth of the country has visibly increased. The opposition of the great majority of the population to the establishment of the Jewish Home has diminished, and it may be hoped that the prospects of an understanding which would be profitable to all concerned are now much more favourable.

Como dijimos, había una zona, Transjordania (actual Jordania), árabe que se independizaría en el 46 y otra, que vamos a llamar Palestina y que es en la que nos vamos a centrar. Ese ‘vamos’ es importante, a pesar de que los europeos conocemos la zona como Palestina, los judíos la llamaban Tierra de Israel y, por no herir sensibilidades, Reino Unido aceptó el nombre (cuando era escrito en hebreo) como Palestina-Tierra de Israel. Bretaña, gobernante de las olas, administra el terreno como parte de su imperio de armonía.

En Palestina convivían en ese momento dos posturas opuestas, el panarabismo (que aspiraba a un gran estado árabe en todo oriente medio) y el sionismo (que aspiraba a un territorio propio organizado por judíos, en el que, curiosamente, la rama mayoritaria sudaba un poco de la religión, es un movimiento político y no religioso, y esto es algo que a menudo se olvida). Podemos escribir ríos de tinta sobre ambas posturas, pero vamos a quedarnos con esas dos definiciones simplificadas, ¿por qué? Porque no quiero entrar en paralelismos con la actualidad. Panarabismo y sionismo siguen enfrentados y de modos muy diferentes según a quién preguntes.

Los primeros, acostumbrados a estar bajo mando otomano -y a ser mayoría- estaban pobremente organizados y opuestos al control británico, mientras que los segundos se encontraban bastante mejor integrados en el protectorado, lo que les permitía una lucha política mucho más efectiva.

Las cosas, al menos en esas fechas y para los ojos ingleses, parecían ir bien. Por un lado, los árabes poco a poco se iban acostumbrando a la vida ‘occidental’. La gente era consciente de que la situación en el fondo era bastante cómoda y que la cooperación con los británicos era positiva: hospitales, escuelas, servicios públicos…

Por el otro, en Europa vivían muchos judíos, tenían el poder económico para comprar tierras a los árabes. ¡El sionismo había encontrado un plan magnífico! Para la creación del estado de Israel, simplemente comprarían tierras (organizaciones como el Jewish Fund se encargaban de ello) creando una especie de “estado dentro del estado” de forma que, en cualquiera de los casos, hubiese un pedazo de tierra de administración judía.

The Jewish Fund did not wish to become a great landed proprietor but desired to develop a healthy Jewish agricultural population. The Arabs, on their side, were attached to the soil and would not part with their lands if they could profitably cultivate them.

The CHAIRMAN pointed out that the jews had already brought into the country between October 1917 and March 1926 nine and three-quarter million pounds. Lands were cultivated; commerce and industry were being developed. He wondered whether the capital invested in these enterprises would prove to be remunerative. Hitherto the Jewish colonies had been run at a loss, but funds from abroad had made good the deficiency.

Con todo, Palestina estaba de facto más cercano al mando judío que al árabe. La idea era que tanto judíos como árabes, mediante dos organizaciones que – se suponía – representarían a los respectivos conjuntos, entrasen a formar parte del gobierno de la región. Pero los árabes se negaron. Pongamos un poco de perspectiva aquí y más abajo profundizaré un poco en la organización de dicha propuesta de gobierno.

Durante el Imperio Otomano, los árabes eran el gobierno, mientras que los judíos no eran más que un grupo de gente que vivía allí, con escasa representación. La llegada de la laica colonización Europea, que desde nuestro punto de vista pone a todos al mismo nivel (igualité!) supone para un grupo una mejora de sus condiciones, mientras que para el otro, un perjuicio. Para los árabes (y cuando digo árabes, y esto es importante, me refiero a las esferas del poder, la gente de a pie, lo que quiere, es su pan y, en cualquier caso, no puedo entrar en sus cabezas a saber cómo piensan), entrar a formar parte de un gobierno en condiciones iguales al pueblo judío y súbditos de Reino Unido era una ofensa, para los judíos, sin embargo, un chollazo.

Así estaba la situación.
The Jews had adopted an anthem which was used in their assemblies, and officials of the Administration rose as a matter of courtesy when the hymn was played. No other official recognition had been given to the hymn.. It was never paraded as a State flag and the Administration saw no reason to prohibit its being flown like any other private emblem. There was no corresponding Arab flag, but an attempt had been made to popularise the Hedjaz State flag and to introduce an Arab hymn. The only concern of the Government in this matter was to prevent the two parties from needlessly provoking one another.

Los movimientos nacionalistas existían. Hasta ese momento todavía ‘controlados ‘. Pero ya hemos pasado el ecuador de los felices años veinte, el crack del 29 se acerca imparable y el antisemitismo en Europa está en alza. Por tomarlo como referencia, Hitler publicó Mein Kampf en 1925.

La inmigración judía hacia Palestina, ya importante a principios de los años 20, empezó a crecer muy a loco y la cada vez menor mayoría árabe comenzaba a notar las consecuencias. El nivel de vida, con esta masiva inmigración desde países desarrollados, aumentó considerablemente en muy poco tiempo, pero también el coste de la misma. Es algo que no sufrió la población agrícola pero que impactó en forma de aumento de las desigualdades (y eso es algo que sabemos bien en España).

El mundo cambiaba. El tiempo corre y no espera a nadie. El futuro es imparable y, aunque las actas de las reuniones de la Liga de Naciones dan una impresión bastante optimista, empieza a notarse el principio del fin. Vivir en el presente es un spoiler constante.

Se ha quedado buen día, ¿no?

Aunque el plan inicial era el de otorgar la independencia a los distintos territorios, las cosas de palacio van despacio. Muy despacio. A veces uno podría asegurar que están paradas así si uno mira de reojo, La Organización Sionista, temerosa de que Reino Unido no cumpliese finalmente su palabra, pasó a tomar un rol más activo en al consecución de sus objetivos. El estilo de Weizmann, presidente de la Organización Sionista en la época y futuro primer presidente de Israel, hablando de cómo los judíos poseen un régimen fiscal injusto, peor financiación y condiciones que los árabes y el derecho inalienable a seguir comprando tierras – siempre desde el respeto – ya nos da una idea de cómo va a evolucionar la convivencia en el país. Un incidente bastante ilustrativo es el ocurrido en el Muro de las Lamentaciones, en el que los judíos comenzaron a poner sillas y bancos.

En pos de la buena voluntad, el acuerdo por todos aceptado que los judíos podían visitar a placer el Muro de las Lamentaciones (de pertenencia árabe) siempre y cuando no llevasen material allí. Puede parecer una cosa bastante irrelevante, pero tiene su sutileza: el uso de un terreno como propio da derecho a reclamar propiedad y el muro (nunca mejor dicho) es sagrado:

The intervention by the police at the Wailing Wall was necessary to prevent a disturbance of the peace between Moslems, who are the legal proprietors of the site, and Jewish attendants who, contrary to long-established custom and precedent, had introduced seats and benches for the use of worshippers. The incident relates to a dispute of long standing between the Moslem and Jewish communities which, as the petitioners rightly observe, cannot be settled except by common consent.
Respuesta de la Liga de las Naciones a la queja de la Organización Sionista por la actuación de la policía. Como side-note quiero decir que esa respuesta está firmada por Lancelot Oliphant. Ya está. Solo eso. ¿Habéis visto qué nombre? Lancelot. Lancelot Oliphant.
The Executive Committee draws attention to the loss caused to the Arab population, and the violence done to their beliefs, by the drainage system and by the closing of the Mamilla cemetery, both of which measures are for the benefit of the Jewish quarters. The Administration states that the sewerage construction work has been suspended because of lack of funds, and that reasons of public health have led to the prohibition of further burials in a spot which, owing to the increase of the population, is already surrounded by buildings.

Los árabes, por su parte, también se empezaron a acercar hacia el nacionalismo. El que la organización local, por ejemplo, fuese mantenida por el gobierno británico en lugar de elegida pueblo a pueblo daba una idea de reducida libertad respecto a la situación en la que vivían bajo el Imperio Turco.  Por ejemplo, el poder legislativo recaería sobre un consejo de 10 árabes y 2 judíos. Bastante cercano a los porcentajes de población (80-20) y por tanto bastante justo. ¿No? Además parece que los árabes salían ganando, ¿no? ¿Por qué se quejan?

En el consejo había alguien más: 11 británicos (10 más el Alto Comisionado para Palestina) cuyos intereses, en general, solían coincidir con los judíos. No hay que ver ningún tipo de conspiración aquí, por supuesto, después de todo la cultura judía y la británica era la misma. Esto dejaba el poder reparto de poder en forma de un 13-12. El reparto a dedo no era ‘democrático’ per se, ya que era producto del temor de que la población mayoritaria árabe pudiese en un momento dado elegir un gobierno antisemita que echara por tierra todos los esfuerzos del protectorado, pero llevó (quizá inevitablemente) a que los árabes se negaran a participar en el gobierno de Palestina.

A particular obstacle to Jewish activities during this period took the form of a campaign to incite hatred against the Jews, instituted by a section of the Arab population, which led to disturbances and sacrifices of life and property of the Jewish community […] With time, this spirit of conflict gradually subsided, eventually to disappear

Parte del memorándum del Concilio Nacional de los judíos de Palestina. A pesar de todo, el optimismo de los delegados de la Liga de Naciones no parece en estas fechas todavía infundado.

Quiero terminar este post con un párrafo de las actas (aunque quizá esté abusando de ellos) que creo que es muy relevante. Estamos en 1926. Apenas ocho años después de que cayese el Imperio Otomano y más de 20 antes de que el estado actual de Israel naciese.

It is only necessary to read this résumé to understand the reservations made last year by the Commission and to appreciate how difficult it is from a distance to form an opinion with any great confidence on such complicated questions.  […] It will require much wisdom, much patience and much willingness to acknowledge mistakes, qualities that are rarer still in a state than in individuals.

Continuará…
*Yo, personalmente, estoy intentando no dar la vara con la colonización (que, si me preguntáis, es donde considero que se encuentra concentrado el origen del conflicto). Si esto lo escribiese, por ejemplo, un inglés orgulloso de su patria, el enfoque podría ser muy diferente

 

Anuncios

Posted in Cruda realidad, Historia | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Una historia de Palestina – Parte I, La Caída de un Imperio

Posted by jumax9 en 16 julio, 2014

Una Historia de Palestina:
  1. Parte I
  2. Parte II

Llevo tiempo queriendo escribir esto. Y cuando hablo de tiempo digo meses, quizá alcance el año. Es habitual que la gente tenga una visión sesgada de la realidad, conforme a su propia ideología (yo también la tengo, claro), pero el caso de Palestina va más allá de eso, no es un sesgo ni una tergiversación de la historia, es un invento colectivo. ¿Y por qué lo estoy escribiendo ahora? Porque últimamente, con lo que está pasando en Gaza, se vuelve a leer el mismo mogollón de tonterías que se lee cada vez.

Alguien me podría discutir que sí, que es un sesgo y una tergiversación, pero -desde mi punto de vista- la idea general sobre el tema está demasiado lejos de la realidad como para ser lo primero y ha nacido de un lugar completamente distinto.

La Segunda Guerra Mundial

En el imaginario colectivo, la creación del estado de Israel ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando, tras el holocausto y las persecuciones, la ONU decidió unilateralmente dar a los judíos su Tierra Prometida ofreciéndoles unos trocitos de un país que había por allí, llamado Palestina:

A grandes rasgos es esa la idea. Luego, en función de la afinidad política unos dirán que Israel empezó a invadir tierras palestinas en la búsqueda de recursos y otros que los árabes declararon la guerra a Israel y esta solo se defendió con lo que tenía a mano, ocupando el territorio enemigo como medida de defensa. Posteriormente se repitió la historia, una y otra vez, hasta llegar al momento actual.

Y, para lo que ocurrió a partir de 1948, ambas versiones son ciertas – hasta cierto punto -, pero lo que llevó a esa situación está radicalmente equivocado. Para entender el conflicto palestino hay que remontarse muy atrás. Yo me voy a quedar en 1918, cuando se disuelve el imperio Otomano. Me voy a mover solo entre la primera guerra mundial y la segunda, siempre antes de la creación del estado de Israel. ¿Por qué? Porque no quiero que esto sea defensa de ninguna postura (y aun así, la encontraréis), quiero que sea como decir “esa pared que lleváis dos semanas llamando negra, es blanca”. Y punto.

Y ahí empezaron sus problemas.

Noviembre de 1914, el Imperio Otomano, en decadencia después de 500 años, controla todavía el medio oriente. Las actuales Irán, Iraq, Egipto, Siria, Líbano, Palestina e Israel caen en su dominio. En Europa ha comenzado ya la Gran Guerra y el Imperio Otomano, hasta entonces neutral, vio con buenos ojos la alianza con Alemania. Italia, Francia e Inglaterra se estaban moviendo por el norte de África, lo cual ponía en peligro sus dominios y conseguir pellizco de los territorios rusos era una golosina a la que la Sublime Puerta no pudo renunciar.

La situación se acaba de endurecer (¡y de qué manera!) para ‘los aliados’. Hay muchas sutilezas aquí y no quiero alargar esto comentándolas todas, pero Francia y, especialmente, Reino Unido tenían mucho trabajo por delante.

Por suerte – o por desgracia – ser vasallo del Imperio Otomano no era lo más agradable del mundo, con las palancas adecuadas -y el apoyo militar necesario- tanto Reino Unido como Francia consiguieron levantar a la población árabe (a los que prometieron el oro y el… uh) y judía empujando a la capitulación e inmediata disolución.

Espera un momento. ¿Árabes y judíos? Sí. Árabes y judíos. Ambas comunidades y ambas separadas. Los judíos en ‘Palestina’ no aparecieron durante el siglo XX ni el antisemitismo es algo que inventó Hitler. Durante siglos de muy cristianas guerras, los judíos habían ido siendo expulsados de Europa, es algo que hemos estudiado todos en historia (especialmente el caso de los sefardíes) pero, ¿a dónde iban? ¿Nunca os habíais parado a pensar que todos esos judíos que desaparecían de Europa necesitaban un sitio al que ir?

Algo que está bastante dejado en las clases de historia – o al menos lo estuvo durante mis años de secundaria y bachillerato – es la historia del mundo no Europeo. Efectivamente, salieron de Europa, en oriente medio, tierra de judíos, parecía que todavía les tenían algo de cariño. Continuemos.

En 1919 en París, en aquella grandiosa conferencia que muchos consideran como origen de tantos momentos felices del siglo pasado, los territorios pertenecientes al Imperio Otomano fueron repartidos entre Francia y UK, con el objetivo de descolonizarlos. El mundo occidental tiene una hermosa tradición de meter ejércitos en oriente medio, derrocar dictadores y dejar al país sumido en una guerra civil.

Son nuestras costumbres y hay que respetarlas.

Aquí manda mi… interés socioeconómico en la zona

Llegaron los años veinte. Una época de prosperidad y amor. Conocimiento. Ilustración. Y dos países de Europa se acababan de llevar, por la patilla, las reservas de petróleo de medio mundo. Pero reduzcamos el cinismo. Cada país se llevó su trocito, le puso nombre, comenzó a administrarlo al gusto, repartió caramelos entre los habitantes para tenerlos contentos… lo típico.

Vamos a lo que nos interesa. ¿Qué pasó con la tierra prometida?

Palestina le tocó a los británicos (valiente marronaco)

Figura 1: Aquí podemos observar la hermosa capacidad humana a la hora de poner nombres.  “¿Cómo le ponemos a la zona que está más allá del Jordán?” “¿Qué tal MásAlláDelJordán-ia?”

Durante la primera guerra mundial, los británicos, en su afán por quitarse de en medio al Imperio Otomano, prometieron a árabes y judíos (por separado) que les darían un pedazo de todo lo conquistado. Eso significaba – para ellos – la independencia. Para Reino Unido tenía una interpretación algo diferente. Y luego está la Liga de las Naciones (‘antigua ONU’), que los quiere a todos por igual.

Dejo aquí el artículo que se refiere a esto porque no tiene desperdicio: http://avalon.law.yale.edu/20th_century/leagcov.asp#art22

“peoples not yet able to stand by themselves”

Que eso que os prometimos de daros tierras y tal, que sí… que ya se verá. Que en algún momento. Que no os preocupéis que estamos con el papeleo. Cuando seáis mayores, moninos.

La partición, no obstante, sí que se llevó a cabo. Una de ellas. La parte al este del río Jordán para la comunidad árabe -sustancialmente mayor – y la zona de Israel para la judía. No de forma exclusiva, claro, pero la gran mayoría de la población judía se encontraba en esa zona, así que era el reparto más lógico.

En la zona judía, sin embargo, todavía había mayoría árabe importante en esa fecha (y sacarlos de sus casas a patadas no era una opción) a la que no terminaba de gustarle la idea de que el control del estado fuese de la minoría que no le tocaba. Puede parecer una tontería, pero ellos también pensaban “¿por qué la zona árabe no es la zona en la que se encuentra mi casa?”

¿Qué os parece? Una idea genial, ¿no? Separar un territorio para los dos grupos a los que has prometido independencia, bajo férreo control militar y asegurándote de que ambos se sientan vejados. 1922. ¿Qué podía salir mal?

Continuará…

Nota: todas las imágenes han sido sacadas de Wikipedia y, a grandes rasgos, toda la información también.

Posted in Cruda realidad, Historia | Etiquetado: , , | 4 Comments »